¿Tienda propia o Amazon? Amazon primero

Tienda propia o Amazon: ¿Dónde empezar?

¿Tienda propia o Amazon? ¿Dónde vender? Todos los que queremos vender en Amazon nos planteamos esta pregunta. Yo, tras haber hecho unos cuantos intentos, tengo clara cuál es la respuesta. Si tienes el tiempo y la paciencia necesaria, en este post explico, aunque quizás sea dando un rodeo, cuál es mi opinión.

Experiencias previas online

Antes de empezar este viaje para vender en Amazon, he pasado por unas cuantas experiencias y he intentado unas cuantas cosas. El objetivo siempre ha sido tener unos ingresos que me permitan tener libertad. No únicamente libertad financiera, sino también libertad geográfica y temporal. Poder estar en cualquier lugar del mundo y no tener que estar cumpliendo un horario específico.

Para conseguirlo, he intentado distintas cosas vendiendo online, todas ellas con una tienda online propia. Estas son algunas de ellas:

  • He vendido lencería: importando una reconocida marca y enfocándola a lencería para mujeres con tallas especiales, he intentado vender con una tienda online propia.
  • He vendido escopetas de aire comprimido: otro intento, este más de nicho, intentando vender escopetas y rifles de aire comprimido en una tienda propia.
  • He vendido joyería: una tienda online para distribuir joyería de una reconocida marca.
  • He vendido complementos para novias: otro experimento, con tienda online propia.

Todos estos intentos, unos más largos que otros, me han enseñado una serie de lecciones.

Lecciones aprendidas de la venta online

Tras varios intentos de vender con ecommerce propio, esto, entre otras cosas, es lo que he aprendido:

No soy un diseñador gráfico

No soy un diseñador gráfico ni un maquetador, y mi gusto para hacer diseños dista mucho de ser algo que otros puedan considerar (ejem!) “agradable”. Eso hace que tenga que pagar a alguien que tenga un “gusto” más desarrollado que el mío para prácticamente todo lo que tiene que ver con un ecommerce propio: diseño de la web, diseño de landings, diseño de la publicidad para Facebook, fotografía de productos,… Lamentablemente, no es una cuestión únicamente de hacer una inversión inicial en el diseño: la evolución continua de un ecommerce requiere tener nuevos diseños frescos de forma continua.

¿Podría hacerlo yo mismo? Sí, aunque los resultados no serían lo suficientemente profesionales y atractivos para inspirar la confianza y la conversión necesaria. Esto no es una excusa, es una realidad y cada uno tiene que intentar jugar las cartas que tiene y concentrarse en aquello que es más fuerte. El diseño no es lo mío, pero en otros aspectos si que tengo más “expertise”.

En Amazon, el diseño que puedes hacer está muy limitado. De hecho, sólo puedes trabajar con los espacios para las imágenes de los que dispones y poco más (a no ser que utilices contenido contenido A+, de lo que hablaré en próximos posts). Esto limita las opciones de diseño, pero también iguala el campo de batalla para todos los vendedores, con lo que tu capacidad para poder hacer diseño y maquetación deja de ser un factor diferencial.

Amazon o Tienda propia: Amazon 1, Tienda propia 0.

La adquisición de tráfico online es muy cara

Simplificándolo mucho, tienes dos formas de llevar tráfico a tu ecommerce: o bien inviertes cantidades ingentes de tiempo para conseguir un posicionamiento en búsqueda orgánica gracias a SEO, o bien pagas por tu tráfico.

Cualquier persona que lo haya intentado, te dirá que SEO requiere tiempo, y probablemente estamos hablando de meses (6, 12…) antes de conseguir un tráfico lo suficientemente interesante para que, teniendo en cuenta los porcentajes de conversión que un ecommerce puede tener, una tienda propia online sea rentable.

Si pagas por el tráfico a tu web a través de publicidad en adwords, Facebook, Instagram, etc… el coste de adquisición (lo que pagas en publicidad para conseguir una venta), hace que muchas veces no te salga a cuenta. Por otro lado, dar en la tecla de la publicidad que funciona exige de nuevo, ingentes cantidades de tiempo para poder hacer el A/B testing y ver que opciones funcionan y cuáles no.

No pretendo haber hecho un análisis exhaustivo ni mucho menos de las opciones que tienes generar tráfico (no hablamos de afiliación, guest blogging, …), pero el resumen es que o bien tienes mucho tiempo para que SEO y otros métodos empiecen a funcionar, o bien pagas por el tráfico, y cuando pagas, muchas veces no te sale a cuenta.

Si haces un buen análisis de keywords en Amazon y un buen contenido para tu listing, el tráfico “viene sólo”. Bueno, esto es un poco exagerado, pero con las estrategias para lanzar productos en Amazon que utilizaré y el coste irrisorio de las campañas de publicidad de Amazon, puedes conseguir tráfico de forma muy rápida y económica, y ¡además es tráfico cualificado!

Tienda propia o Amazon: Amazon 2 – Tienda propia 0.

Y entonces… ¿sólo Amazon?

No, la respuesta a Tienda propia o Amazon es… ambos. Pero por orden. Primero Amazon, después tienda online propia. Los motivos son los siguientes:

Primer Amazon

Amazon te permite acceder a un mercado de clientes listos para comprar enorme. A diferencia de hacer publicidad en otras plataformas como Facebook, en Amazon aquellos que lleguen a tu producto están listos para comprar.

Tienda propia o Amazon - Tráfico mensual de Amazon
Visitantes únicos POR MES en Amazon

Esto permite arrancar a vender muy rápidamente y potencialmente llegar un volumen de ventas muy interesantes con una inversión en publicidad mínima.

Después tu propia Tienda Online

Una vez arrancado el negocio en Amazon y con unos ingresos que te permitan hacer inversiones, será la hora de poner en marcha tu tienda web. Hacerlo al revés, al menos en mi experiencia, ha sido muy frustrante y me ha aportado pocos beneficios.


En este blog, explico mi viaje hasta crear mi mini-imperio como vendedor en Amazon. Si quieres acompañarme en este viaje en el que explico paso a paso qué hago en cada momento, apúntate a la lista de correo para que te pueda avisar cada vez que publico algo:

 

Deja un comentario